Mieloma Múltiple – El cáncer de la sangre

El Mieloma Múltiple, junto con los Linfomas, constituyen el grupo de enfermedades cancerígenas más frecuentes en la sangre. El Mieloma Múltiple se forma debido a la presencia de células malignas que se forman en la sangre y que pertenecen al sistema inmunitario; es un cáncer de células plasmáticas. Las células plasmáticas normales se encuentran en la médula ósea y son un componente importante del sistema inmunitario.

El sistema inmunitario se compone de varios tipos de células que funcionan juntas para combatir las infecciones y otras enfermedades. Los linfocitos (células linfáticas) son uno de los tipos principales de glóbulos blancos del sistema inmunitario e incluyen a las células T y células B. Los linfocitos están en muchas áreas del cuerpo, tal como en los ganglios linfáticos, la médula ósea, los intestinos y el torrente sanguíneo. Cuando las células B responden a una infección, estas maduran y se convierten en células plasmáticas.

Las células plasmáticas producen anticuerpos (también llamados inmunoglobulinas) que ayudan al organismo a atacar y destruir los gérmenes. Las células plasmáticas se encuentran principalmente en la médula ósea; el tejido blando que se encuentra dentro de los huesos.

En el mieloma múltiple, la proliferación desmedida de células plasmáticas en la médula ósea pueden desplazar a las células productoras de células sanguíneas normales, causando recuentos bajos de células sanguíneas. Un paciente con mieloma múltiple puede manifestar:

  • Anemia – escasez de glóbulos rojos. Las personas que tienen anemia presentan debilidad y cansancio.
  • Bajo nivel de plaquetas en la sangre (trombocitopenia). Esto puede ocasionar un aumento en el sangrado y aparición de moretones.
  • Leucopenia – escasez de glóbulos blancos normales, lo cual puede causar problemas para combatir infecciones.

Las células del mieloma también interfieren con las células que ayudan a mantener los huesos fuertes. Los huesos se van reconstruyendo constantemente para mantenerse fuertes. Hay dos clases de células óseas que funcionan juntas para mantener los huesos saludables y fuertes:

  • Los osteoclastos que desintegra el hueso viejo.
  • Los osteoblastos que generan hueso nuevo.

Las células del mieloma producen una sustancia que le indica a los osteclastos que aceleren la disolución de los huesos. Por lo tanto, el hueso viejo se desintegra sin que el nuevo hueso lo reemplace.

Opciones de tratamiento

Acércate a la Clínica OSMO en Oaxaca (Humboldt #302, colonia Centro, Oaxaca) y solicita una CONSULTA GRATUITA; descubre las opciones de tratamiento que tenemos para pacientes con:

  • Mieloma Múltiple con diagnóstico reciente o tratamiento previo.
  • 18 años cumplidos a la fecha de consulta.

Con información de American Cancer Society.

GMS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *